Lubricantes

Los lubricantes son un producto básico en nuestra mesilla de noche. Así que si no tienes uno ya lo puedes ir añadiendo al carrito de la compra 😉 Nos van hacer nuestras relaciones más cómodas y sencillas, en definitiva más placenteras.

Da igual si eres joven o madura, mujer o hombre, si vas a practicar sexo vaginal o anal, ese extra de lubricación que te va aportar el lubricante nunca está de más.

Aunque ahora viene el gran dilema ¿Cuál elegir? Pues depende cómo lo vayas a utilizar.

– Lubricantes Naturales: Si lo que buscas es un lubricante 100% natural o medicinales, sin olores, sin sabores… ¡¡Esta es tu sección!!

– Lubricantes Base Agua: Recomendados especialmente para sexo vaginal o si buscas lubricantes comestibles o naturales.

– Lubricantes Base Silicona: Podemos encontrar de dos tipos: aquellos diseñados para practicar sexo anal y lubricantes 2 en 1, que sirven tanto como aceite de masaje como de lubricante.

– Lubricantes con Efectos: Aquí incluímos tanto lubricantes con efecto frío, efecto calor, efecto vibrador; un mundo de sensaciones asu alcance.

¡¡Esperamos que os guste nuestra selección!!

¿Por qué usar lubricantes?

El uso de lubricantes es casi obligatorio en nuestras relaciones sexuales, y complemento que no puede faltar en tu mesilla de noche. Y es que, los lubricantes no sólo van ayudar a combatir la sequedad vaginal, sino que también van hacer nuestros encuentos íntimos más placenteros.

Por otro lado, si utilizas preservativos en tus relaciones sexuales el uso de lubricantes de base agua va a reducir el riesgo de rotura, ya que aumenta el deslizamiento.

¿Cómo usar los lubricantes?

Los lubricantes no es sólo cosa de mujeres. Aplica lubricantes por todos lados y sin miedo!, en los labios, en el interior de la vagina o del ano, en el clítoris, en juguetes sexuales, pero también en el pene del hombre o en el preservativo.

Los lubricantes son ideales para iniciar los juegos de seducción con tu pareja, especialmente los comestibles, por lo que no sólo recomendamos masajear y estimular las zonas erógenas de nuestra pareja, sino también lamer, chupar,…

Ah! y recuerda volver aplicar lubricante cada cierto tiempo si vuestra relación sexual se alarga.


Mostrando 1–16 de 55 resultados