Pedidos:

679 554 194

House

0 productos
0

Iniciarse en el Sexo Anal


Sexo anal… uno de los principales tabúes sobre nuestra concepción de la sexualidad y uno de los temas que más preguntas despiertan a las personas que visitan nuestra tienda… y es que hemos podido comprobar como una de las fantasías sexuales más recurrentes dentro de las parejas es la práctica del sexo anal…

Por lo que son infinidades las veces que una mujer nos ha preguntado “es que a mi pareja le apetece tener sexo anal conmigo pero…” y sí! digo mujer conscientemente, ya que por lo que veo en el día a día de nuestra tienda una de las fantasías masculinas más recurrentes dentro de las parejas heterosexuales es la de practicar sexo anal con su chica .

Así algunos estudios han estimado que alrededor del 86%  de las mujeres han intentado al menos una vez practicar sexo anal, aunque después la experiencia no haya sido todo lo satisfactoria que ellas hubiesen deseado.

Imagen relacionada

Eso sí! Aunque a los hombres les gusta “sugerir” a sus mujeres que se inicien en el sexo anal, ellos suelen ser muy reticentes a explorar esos nuevos caminos. Aunque, por suerte, cada día son más las hombres que deciden romper con el falso mito de asociar sexo anal y homosexualidad y lanzarse a probar estas nuevas experiencias sexuales…

Y por cierto me encanta que iconos de la cultura popular como el rapero KaseO ayude a romper con estos mitos “confesando” en una canción que le gusta que le metan un dedito…

Así que con esta entrada iniciamos una serie de post dedicados a todo lo relativo al sexo anal, deteniéndonos especialmente en aquellos aspectos que más nos preguntan nuestr@s clientes como higiene, evitar el dolor, técnicas, posturas o juguetes recomendados.

Por lo que en este primer post vamos a intentar dar un resumen de algunos de estos aspectos generales, que al menos sirva de orientación para aquellas parejas que decidan descubrir el mundo de placer que se esconde tras el sexo anal

Sí quiero!

Este es el primer requisito fundamental para practicar (y disfrutar) del sexo anal: el querer hacerlo. Si lo haces porque tu pareja te ha insistido mucho y vas a tener sexo anal con miedos o sin ninguna gana, todos tus músculos se van a tensar y no lo vas a disfrutar, por lo que dudo que vayas a querer repetir.  Aunque tranquil@s que aquí intentaremos dar algunos truquillos para perder esos miedos y estar más relajad@s.

Pero como todo en lo relativo al sexo cada persona es un mundo y por muy predispuestos que estemos a probar el sexo anal esto no significa que lo vayamos a disfrutar…  El sexo anal, una vez que lo has probado dos o tres veces (ya que damos por sentados que la primera vez puede ser la más difícil) puede ser que finalmente te guste mucho, poco o nada… A partir de esas primeras experiencias vosotros decidiréis si incorporar el sexo anal como una práctica más en vuestras relaciones sexuales.

Romper con los tabúes y conocer nuestro cuerpo.

El sexo anal es una práctica rodeada de tabúes y falsos mitos por lo que consideramos que lo primero es romper alguno de estos tabúes.

Primer tabú: Sexo anal y los hombres.

Aquí hemos escuchado todo tipo de comentarios: “El sexo anal es sólo para homosexuales” o “Si lo pruebas y te gusta te puedes volver gay” o la tan manida frase de “Por el culo ni el pelo de una gamba” asociando la práctica del sexo anal con la pérdida de “hombría”.

No hace falta darle muchas vueltas para deducir que todas estas creencias populares son más falsas que una pelea de los power rangers, por lo que no vamos a pararnos a desmentirlas una a una, la mejor recomendación visitar el blog de Historsex donde nos explica porqué el sexo anal tiene esa mala prensa en las sociedades judeocristianas.

Por otro lado, las mujeres tampoco se libran de ciertos tabúes respecto al sexo anal, ya que se suele asociar que las mujeres que practican el sexo anal son más promiscuas que las que no!

Segundo tabú: El sexo anal siempre es doloroso.

Falso! A pesar de que este es uno de los mayores miedos que existen en torno al sexo anal.  El sexo anal realizado correctamente no debe doler, sólo duele cuando la penetración (y casi más importante, la preparación) se hace de forma incorrecta.

Por eso es tan importante el conocer nuestro cuerpo… el ano es una parte muy sensible del cuerpo por lo que necesita una correcta estimulación para evitar que la penetración sea dolorosa. Así que hay que tomarse su tiempo para estimular el ano de forma correcta para que el músculo se vaya relajando.

Pasos Básicos:

Vale! Ya lo tenemos claro y sí queremos probar el sexo anal y además queremos que sea una experiencia agradable… así que aquí os dejamos los pasos básicos para que el sexo anal se convierta en una actividad placentera y divertida.

Aunque en posteriores post iremos ampliando cada uno de estos apartados nos gustaría que quedasen claros algunos aspectos básicos para disfrutar del sexo anal.

 1.- Higiene y Salud:

Una de las principales dudas que nos preguntan los clientes de nuestra tienda sobre sexo anal son las cuestiones relativas a la higiene.Y es que aunque muchas veces es inevitable manchar un poco, existen toda una serie de trucos y productos para evitar una suciedad excesiva, por lo que mantener una higiene adecuada nos hará la experiencia mucho más agradable.

No es absolutamente necesario, pero para l@s que quieran una limpieza más exhaustiva de la zona pueden realizar una lavativa con agua templada mediante el uso de una simple pera como la que vemos bajo estas líneas, con la que lograremos realizar un sencillo pero práctico enema de higiene íntima. Cuidado con las limpiezas excesivas de la zona rectal, ya que podemos debilitar nuestra flora intestinal.

Mi consejo es evitar el sexo anal justo después de las comidas o los días en los que hayamos tenido comidas muy copiosas, lavar la zona externa con agua y jabón neutro y listo!

Pera para limpieza anal.

Consejo básico #1: Nunca alternes sexo anal y vaginal.

No nos vamos a engañar el ano contiene bacterias que pueden provocar infecciones en otras zonas de nuestro cuerpo. Por lo que es una cuestión básica para nuestra salud no alternar el sexo anal con sexo vaginal u oral. La mejor solución si queremos darle a todo es utilizar condones para el sexo anal y quitarlo o cambiarlo por otro condón si vamos a centrarnos en otro orificio.

Consejo básico #2: Usa condones.

Los condones son uno de los mejores aliados para el sexo anal y es que no sólo nos sirven de barrera contra posibles infecciones sino que también, al estar lubricados, nos facilitarán la penetración haciendo la experiencia mucho más agradable para la persona pasiva.

Incluso vamos más allá, ya que recomendamos usar SIEMPRE un condón, independientemente de que tengamos una pareja estable, o que primero empecemos por el sexo vaginal y después nos queramos centrar exclusivamente en el sexo anal, ya que también existe posibilidad de contaminación bacteriana de vagina a ano.


2.- Lubricación:

El ano al no producir lubricación natural debe ser lubricado mediante el uso de lubricantes. Por suerte el mercado de las tiendas eróticas cada vez está más especializado, por lo que podremos encontrar lubricantes, tanto de base agua como de base de silicona, especialmente diseñados para el sexo anal.

Consejo básico #3: Relajantes anales

Este es uno de esos consejos que siempre damos pero con reticencias… en los sexshops también se pueden encontrar todo tipo de relajantes anales, esprays o cremas analgésicas que aminorarán el dolor.

Los recomendamos porque también ayudan a que la persona pasiva esté más relajada mentalmente aunque las reticencias vienen primero porque creemos que en el sexo anal es bueno guiarse por el dolor, es decir, si nos duele ralentizamos o paramos; y segundo porque al tener componentes analgésicos no sólo reducen el dolor sino también el placer (incluso en el caso que el activo sea el hombre y no esté utilizando condón), por lo que la práctica puede perder sentido si al final ninguno de los dos disfruta de ella.

 

https://www.pussycatmerida.com/eshop/107-relajacion-anal
Pincha aquí

 

¿Cómo usar un Relajante Anal?. Lo ideal es aplicar el relajante unos minutos antes de empezar y a continuación utilizar un lubricante anal para empezar a estimular el ano. La estimulación anal debe hacerse despacio y nunca debe producirse dolor. Al principio puede que las sensaciones sean un poco molestas debido principalmente a una cuestión psicológica (miedo al dolor) y a que no es una zona acostumbrada a dicha estimulación.

Una vez que ya hemos estimulado la zona anal con los dedos o con plugs de gelatina ya puede practicarse el sexo anal pero siempre utilizando mucho lubricante para fomentar el deslizamiento del pene o del dildo que utilicemos ya que el cuerpo por sí sólo no lubricará.

3.- Relajación

Como venimos advirtiendo desde el principio de este post la relajación del receptor para sexo anal es fundamental. La persona pasiva debe estar tranquila y relajada así conseguirá que sus músculos también se relajen logrando una penetración placentera y estimulante.

Consejo básico #4: Autoconocimiento

Muchas veces la mejor forma de empezar en esto del sexo anal es empezar a experimentar tu sol@ contigo mism@! Así que si tu pareja te ha sugerido que quiere probar esto del sexo anal y quieres estar tranquil@ a la hora de experimentar con esa persona, tal vez prefieras iniciarte tu sol@, a tu ritmo, sin la presión de tu pareja.

Así que ves probando sensaciones en torno a tu ano: el chorro de la ducha, un poco de autoexploración con tus dedos o comprar algún juguete sexual que sirva para iniciarse en el sexo anal.

Plug anal

 

4.- Estimulación:

Para conseguir esa relajación es importante estimular toda la zona externa del ano muy poco a poco, sin prisas. Esta estimulación se puede hacer tanto con juguetes eróticos como con los dedos.

Consejo básico #5: Juguetes para tener sexo anal.

Algunos juguetes eróticos están específicamente diseñados para iniciarse en el sexo anal, son juguetes pequeñitos, con forma cónica o de bolitas progresivamente más grandes, que se pueden usar durante los preliminares, por lo que tu pareja encontrará el camino más despejado para cuando quiera entrar en acción.

 

 

5.- Excitación:

Si conseguimos estar relajados y realizamos una correcta estimulación os aseguramos que la experiencia del sexo anal puede ser muy agradable, para ello también es importante no olvidarse del resto de nuestras zonas erógenas, por lo que si combinamos estas técnicas de estimulación anal con la masturbación del clítoris o del pene, cuando llegue el momento de la penetración alcanzaremos un alto grado de excitación, tanto a nivel físico como psicológico.

Consejos Básicos #6: La cucharita

Una de las posiciones más recomendadas para la práctica del sexo anal es la conocida popularmente como la cucharita, es decir, ambos miembros de la pareja de costado, ya que con esta postura se resta fuerza a la penetración y el pasivo puede controlar mejor el movimiento de penetración de la persona activa, especialmente recomendado es realizar movimientos circulares con las caderas, ya que estos movimientos también facilitarán la penetración. Además con est aposición podemos estimular fácilmente otras zonas erógenas de nuestra pareja.

¡Os esperamos en la próxima entrada!!

 

 

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *